Filemón y Baucis

Disfrutando de Akropolis, de Valerio Massimo Manfredi, encuentro una leyenda griega muy rica e instructiva: Filemón y Baucis y sentí deseos de adornar este blog con su presencia. La misma fue recogida por Ovidio, el gran poeta romano en su obra Las metamorfosis, poema en quince libros que describe la creación e historia del mundo mitológico. En el libro octavo aparece esta leyenda que tomé sintetizada de wikipedia. No obstante pueden consultarla integra en la Biblioteca Cervantes Virtual sobre este enlace:

Filemón era un viejo y pobre campesino que vivía en la ciudad de Frigia con su esposa Baucis. Un día, Zeus y Hermes, tras un viaje disfrazados de mortales, llegaron a Frigia, donde pidieron a sus habitantes un lugar para pasar la noche. Tras la negativa de todos ellos, sólo Filemón y Baucis les permitieron entrar a su humilde cabaña. Tras servir comida y vino a sus invitados, Baucis notó que a pesar de llenar varias veces los vasos de los visitantes, la jarra de vino estaba aún llena, de lo que dedujo que aquellos foráneos eran en realidad dioses. Pensando que la humilde comida servida no era digna de tales invitados, Filemón decidió ofrecerles el ganso que guardaban en casa. Pero cuando el campesino se acercó al ave, el animal corrió hacia el regazo de Zeus, quien aseguró que no era necesario tal sacrificio, pues debían marcharse. El dios avisó al matrimonio que iba a destruir la ciudad y a todos aquellos que les habían negado la entrada. Les dijo que deberían subir a lo alto de la montaña con él, y no darse la vuelta hasta llegar a la cima. Ya allí, la pareja vio su ciudad destruida por una inundación. Sin embargo, Zeus había salvado su cabaña, que posteriormente fue convertida en templo. Cuando Zeus les ofreció un deseo, el matrimonio pidió ser ministros del santuario y estar unidos para siempre, muriendo uno tras la muerte del otro. Tras su muerte, Zeus los convirtió en árboles que se inclinaban uno hacia el otro: Filemón en roble y Baucis en tilo.
Filemón y Baucis, de Adam Elsheimer, 1600

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.