Akropolis

AkropolisLa historia mágica de Atenas (como reza el subtitulo de este libro) contada en unas 250 páginas es una tarea arduo difícil y de cierto modo increíble, sin embargo es un hecho materializado en este volumen. Valerio Massimo Manfredi lo consigue impregnando la atmósfera del aroma fundamental de la cultura más alta, majestuosa y excepcional que ha existido nunca. Nacida en la península balcánica y formada además por un gran amasijo de islas, Grecia es la cuna de la civilización occidental.

Manfredi comienza este libro con un exquisito prólogo donde narra sus vivencias con apenas 20 años en este lugar. Describe con maestría los históricos lugares donde se desarrollaron cientos de acontecimientos que dieron vida y forma a una civilización sin igual en la historia humana. A los griegos le debemos muchísimo, deudores somos en términos artísticos, literarios y filosóficos pero sobre todo debemos rendirle homenaje pues nuestra sociedad actual se basa en sus preceptos. El concepto de democracia nació con esta civilización, una forma de sociedad que aun hoy en día no ha podido superarse y que modestamente opino jamás existirá un sistema social o un concepto de vida superior.

Mis conocimientos sobre la Grecia antigua eran muy limitados, debo reconocerlo, pero este libro me ayudó a organizar mis precarias ideas y a solidificarme las nociones sobre este mundo. Lamento no haber tenido en mis manos este ejemplar anteriormente, hubiera entendido muchísimas cosas que llegaban a mí por varias vías, fundamentalmente literarias y cinematográficas. Ahora entiendo mejor el fenómeno expuesto en esa película que recorrió el mundo bajo el titulo de 300. Aunque Manfredi hace escasa mención de este acontecimiento sí expone con detalle las circunstancias históricas que desembocaron en la legendaria batalla, y eso a mi entender es lo más importante.

Al final de cada capítulo el autor describe sus conversaciones con un amigo griego que le da cierto sabor al libro, pues este hombre, culto como lo puede ser un hijo de estas tierras, siempre tiene una acertada opinión sobre su pasado. Como ejemplo de esto transcribo unas líneas que considero encierran la esencia de toda la historia griega:

…nosotros, los griegos de hoy, los atenienses, no tenemos ya nada que ver con los de entonces. Somos un país pequeño y ni siquiera completamente desarrollado, pero te equivocas. Empezamos antes que todos y hemos llegado antes que nadie. Por eso estamos sentados esperando… desde hace siglos, en los confines de la oscuridad. Esperamos y basta…

2 comentarios:

Sirena Varada dijo...

Buscaré el libro (otro de tus descubrimientos) y lo meteré en la maleta para llevármelo estas vacaciones. A mi también me fascina la cultura griega... Eso sí, me pregunto: ¿a qué estarán esperando?

Un beso y gracias por esta reseña

Angus dijo...

Listo! Yo también em lo agendo! Desde que me deslumbró con Alexandros, no me pierdo nada de Manfredi!