La muerte - Percy Bysshe Shelley

I

No hay sitio que la muerte silenciosa
no recorra veloz con pasos ciertos;
nada su marcha detener consigue,
y nosotros también estamos muertos.

II

Ella con mano fuerte ha colocado
su sello aterrador en nuestra frente;
en todo lo que pasa por el mundo
está la marca sepulcral latente.

III

Cuando han muerto el placer y la esperanza
aléjase el temor del pecho herido;
después que ya esa deuda se ha cumplido
el polvo llama al polvo y nos alcanza
de la fosa el abrazo entumecido.

IV

Todo cuanto queremos en el mundo
lo mismo que nosotros desaparece;
Ésa es la ley tirana que nos rige.
¿No es cierto que el amor también perece?


Percy Bysshe Shelley

No hay comentarios: