Un Sosias de Stalin

Confieso que desconocía el término Sosias hasta este momento. El mismo es otorgado a aquellos individuos que tienen un parecido extraordinario con otra persona hasta el punto de ser confundidos con ella.

Los Sosias han sido a lo largo de la historia utilizados por agencias de inteligencia y seguridad de varios gobiernos para utilizarlos como medio de protección de sus dirigentes políticos, al colocar a estos “dobles” en situaciones que pudieran resultar peligrosas para la integridad de un mandatario.

Sobre Josif Stalin, controvertido dirigente soviético de la primera mitad del siglo XX, se rumoreaba que utilizaba a Sosias en algunas presentaciones. Esta sospecha toma cuerpo a raíz de una entrevista publicada por el diario ruso Komsomolskaia Pravda a Felix Dadaiev, un daguestaní de 82 años que afirma haber sido uno de los cuatro sosias oficiales del mencionado presidente.

Su historia comienza durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fue herido en el frente en 1942 e internado en un hospital. Durante su recuperación fue captado por agentes del Comisariado Popular para asuntos internos (NKVD), una especie de policía secreta. Una vez restablecido fue conducido a Moscú en un vuelo especial con su destino sellado: ser sosias de Stalin. A su familia le notificaron que había fallecido, acompañando la triste noticia con un certificado de defunción.

Una vez en la capital soviética, Felix fue sometido a numerosas pruebas fotográficas y a una rigurosa dieta con el propósito de hacerle ganar peso para hacerlo más análogo al líder que esperaba sustituir. Ejercicio que llevo a buen término en varias paradas militares en la Plaza Roja, en la tribuna del mausoleo a Lenin y en un viaje al aeropuerto para la histórica conferencia de Teherán de 1943.

Les dejo una fotografía de esa época en donde aparecen estos dos hombres de perfil. Espero sepan descifrar cuál de ellos es el máximo líder soviético.

Un Sosias de Stalin

1 comentario:

Soledad Sánchez M. dijo...

Buenos días Dante:

Muy curioso tu artículo, y desde luego, un gran parecido entre ambos.

En España, Franco tuvo también un sosias.

Acudía a actos oficiales en lugar del dictador, mientras éste se iba de caza.

Un beso.

Soledad.