Nuevo juguete de trabajo

Ordenador portátil HP 530Tecleo estas líneas desde mi nuevo artefacto de trabajo, se trata de un ordenador portátil HP 530 con Windows Vista instalado. Una pequeña maravilla tecnológica con la cual me siento muy a gusto, aunque no consigo del todo llegar al nivel de intimidad que he experimentado al escribir sobre el papel. Todavía siento la frialdad de la brillante pantalla y las plásticas teclas que me hacen sentir extraño, ajeno al mundo que puja en mi interior por expresarse. Supongo que estaría más a gusto con una pluma de ave y un pote de tinta, manchando la mesa y las hojas. Pero no quiero pecar de anticuado, negar el desarrollo no está en mi naturaleza.

Hasta ahora lo más exquisito, aparte del hardware en sí, es el maravilloso Word 2007. En esta versión condensaron inteligentemente las diversas herramientas de este programa tan utilizado por aquellos que tenemos la pasión de las letras.

Otra ventaja es la posibilidad de transportar junto con las ideas el material de investigación que poseo, cual sostén de un cerebro en decadencia.

No quiero ahondar en cuestiones técnicas relativas a lo bueno o malo del sistema operativo de moda, de eso se comenta bastante en la red por la que todos andamos, solo apuntar que es muy llamativo y agradable a la vista (¿de ahí vendrá el nombre?) generándome un estado de ánimo muy acorde a la creación literaria.

Llegado al final del necesario primer post sobre la herramienta literaria ahora en mis manos, deseo agradecer a las personas que la hicieron posible, seres anónimos debido a razones que algún día publicaré. Ruego a Dios por su salud y por la realización de sus ideales, tan nuestros, tan de todos.

No hay comentarios: