Muere el hombre que conquistó la cima del mundo

Una de mis olvidadas pasiones ha sido el alpinismo, desde temprano en mi vida, comencé a practicar su versión tropical, de baja altura, conocida como escalada. El sabor del peligro, de lo desconocido, la excentricidad del deporte, el saber que haces algo distinto, que eres mirado con curiosidad, eran motivaciones que ningún joven desprecia. Pero para ser sincero nunca fui muy bueno, escasez de recursos, timidez para relacionarme con el gremio y algo de miedo hizo que no llegara muy lejos en mi desarrollo sobre las alturas.

De aquellos años me queda el gusto por la literatura de aventuras, he devorado cientos de revistas especializadas, montones de libros temáticos y novelas, los clásicos eran buscados con afán de coleccionista. Poseer los que narraban la ascensión al Annapurna, o la conquista del Everest, era un placer inmenso. Esta última aventura era mi preferida, aunque cruel jugada de esta desastrosa memoria mía, no recuerdo como se titulaba el volumen que logre conseguir, quizás hurtar de alguna biblioteca, y que hoy ya no poseo.

sir Edmund HillaryLa obra describía la hazaña del neozelandés sir Edmund Hillary y el sherpa nepalí Tenzing Norgay en su lucha por alcanzar la cima del Everest, disfruté sobremanera junto a ellos cuando lograron coronarse en la cima del mundo. Hoy leo con profunda tristeza que Hillary ha muerto, el hijo más famoso de Nueva Zelanda ha pasado a la eternidad, un hombre de principios muy fuertes y una humildad sin límites. Su vida, una vez concluido su sueño, la dedicó a ayudar a los sherpas que viven en la sombra del pico que logró conquistar, construyo escuelas, hospitales, puentes y hasta una pista de aterrizaje.

El legado de este hombre ha inspirado a miles de personas alrededor del mundo, ha sido la luz que guía a las decididas almas que buscan enfrentarse a la adversidad del medio y coronarse reyes de las alturas, ser dueños de sus destinos y dominar el mundo por un instante.

No hay comentarios: