Bookcrossing, la biblioteca mundial

Acabo de hallar en mi vagabundeo por la Red un sitio genial, fabuloso, lo mejor que he podido encontrar en mucho tiempo, un portal fundado sobre los cimientos de una idea sin parangón. Se trata de una comunidad mundial de amantes de la literatura que ¡regalan libros!

El sistema funciona de maravillas, compras un libro en cualquier librería, lo lees —este paso es imprescindible— o tal vez tomas del librero un volumen que tienes duplicado o quizás no deseas verlo llenarse de polvo y decides compartirlo; para ello entras al sitio, registras el ejemplar y recibes un número de identificación para etiquetarlo.

Ahora bien, el sistema brinda unas etiquetas que adjuntas al libro y en la cual se pone el número de identificación y —ahora lo realmente interesante— ¡abandonas el volumen en cualquier lugar!, digamos un rincón de una biblioteca, una cafetería u otro lugar frecuentado. Llega cualquier persona, halla el libro, se guía por la etiqueta en su interior que incluye los datos del sitio, entra en él e inserta el número. Entonces recibiremos una notificación en nuestro correo, que la obra fue encontrada.

El afortunado ser, nuevo portador del texto, realiza un proceso ídem y de esa manera podemos seguir la pista de nuestra acción primaria. Pero no termina ahí, existe un área donde ir de caza, pistas que dejan los miembros del sitio —nos incluimos—, para intentar hallar los ejemplares disponibles. Es todo una aventura, una búsqueda literaria inacabable.

Precisamente, este sábado, Seix Barral y Bookcrossing liberan en España e Iberoamérica aproximadamente 1000 ejemplares. A realizar faena detectivesca, ojala la suerte nos acompañe.

No hay comentarios: